Intentó explicar que cuando fue de visita a lo de su primo, junto a su madre, escuchó que hablaban de un trabajo de descarga de material. Entonces, para llevar unos “mangos” a su casa, pidió que lo sumaran al equipo. Pensó que lo que había que bajar de un acoplado de un camión era cemento y arena. Pero, B. G. B., de tan solo 17 años, fue parte de una banda que descargó 1547 kilos de marihuana y otros 76 kilos de flores de cannabis sativa, los conocidos cogollos. Ahora, el adolescente nacido en Ciudad del Este, en Paraguay, está procesado por el delito de tráfico de estupefacientes, en la modalidad de almacenamiento.

Así lo resolvió en las últimas horas el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, a cargo de la causa. El magistrado trabó un embargo sobre los bienes o el dinero del adolescente hasta cubrir la suma de $2.000.000. B. G.B. no fue el único procesado. La misma suerte corrieron su primo, identificado por fuentes judiciales como Cristian Balmaceda, un joven de 27 años, y otros cuatro sospechosos.

La marihuana y los cogollos fueron secuestrados por personal de la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado Moreno-General, Rodríguez, al mando del comisario Gabriel Schefer, el 9 de este mes pasado en un galpón situado en Claypole, en Almirante Brown.

Fuentes de la policía bonaerense sostuvieron que los 76 kilos de cogollos secuestrados es uno de los decomisos más importantes de flores de marihuana que se recuerde.

Existe un antecedente. En un operativo de diciembre de 2014 hecho por personal de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina en Merlo, en medio de una plantación de tomates y morrones, se secuestraron entre 2500 y 3000 plantas de cannabis sativa, con los que se podrían haber cosechado entre 50 y 70 kilos de cogollos, según se había explicado en ese momento.

“El kilo de marihuana, en promedio, está $38.000, pero el kilo de cogollos vale 100.000 pesos”, dijo un detective que participó del operativo donde se secuestraron los 1547 kilos de marihuana y los 76 kilos de flores.

Denuncia anónima

Según se desprende del expediente judicial, la investigación donde terminó procesado el adolescente había comenzado el 6 de este mes después de que se recibiera una denuncia anónima que sostenía que “en el día de hoy, siendo las 5, partió desde la localidad de Monte Carlo, provincia de Misiones, hacia Zárate, un camión Scania de blanca patente colocada VYT-637, con acoplado semirremolque patente VZH-953, de color rojo, lona de color azul, a tapa trasera es blanca, agregando esta persona que el mismo transporta gran cantidad de marihuana, lo cual tiene en destino final en principio, la citada ciudad de Zárate, solicitando que sea detenido”.

Un adolescente participó de la descarga de 1547 kilos de marihuana y 76 kilos de cogollo en un galpón de Claypole
Un adolescente participó de la descarga de 1547 kilos de marihuana y 76 kilos de cogollo en un galpón de Claypole

A partir de ese momento comenzó una investigación para tratar de verificar lo que se había sostenido en la denuncia anónima y, así, se pudo determinar que en la ruta 14 desde el norte del país en dirección hacia Gualeguaychú, en Entre Ríos, circulaba un camión de características similares y con la misma chapa patente que buscaban los detectives policiales. A la altura de San Vicente se le sumó una camioneta Toyota Hilux que hacía las veces de “vehículo de punta”, para avisar si había algún control policial en el camino.

Una vez en el conurbano bonaerense, el camión investigado estuvo más de 24 horas parado en una playa de estacionamiento de una estación de servicio de Burzaco, en Almirante Brown. Los detectives policiales aprovecharon la situación para colocar un rastreador satelital, pero de nada sirvió, los narcos tenían un inhibidor y la señal del GPS fue bloqueada.

Pero los investigadores tenían varios datos: las chapas patentes de los vehículos que hicieron de custodia mientras el camión estuvo estacionado en el playón de la estación de servicio.

Finalmente, después de un seguimiento de los vehículos sospechosos por distintos puntos del sur del conurbano, los policías a cargo de la investigación llegaron hasta un galpón de Claypole, donde observaron llegar, entre otros, a la camioneta Toyota Hilux y a un camión con acoplado y cubierto con una lona verde.

Ante la sospecha de que podía ser el lugar del almacenamiento de la droga que supuestamente transportaba el camión investigado, se ordenó el allanamientos del galpón. En ese lugar se detuvo a los sospechosos y se secuestraron 1547 kilos de marihuana y 76,3 kilos de cogollo.

“Párrafo aparte merece destacar, no solo la gran cantidad de material ilícito secuestrado, sino también la circunstancia de que se encontraba acondicionado para facilitar su ocultamiento y transporte, distribuido en bultos de diferentes tamaños cubiertos con cinta de embalar de color negra camuflados entre o debajo de bolsas de viruta de madera, conteniendo un total de 1440 ladrillos envueltos con cinta de embalar de color marrón y envoltorios de nylon trasparente con flores de marihuana”, sostuvo el juez González Charvay en la resolución donde procesó a los sospechosos.

Cuando los policías irrumpieron en el galpón, los sospechosos intentaron huir, pero no pudieron ir muy lejos. “Y me quedé ahí con el celular a la espera, y después me llamaron de nuevo, ya pasadas unas horas, y me dijeron que ´corré el aserrín a un costado´. Estaba corriendo el aserrín y se empezaron a escuchar unos golpes. Todos salieron a correr, yo entré en pánico, salí a correr detrás de ellos. Y después un policía me detuvo”, recordó el adolescente en su indagatoria.

La marihuana estaba oculta entre un cargamento de viruta de madera
La marihuana estaba oculta entre un cargamento de viruta de madera

Para el juez, el adolescente tenía una “estrecha vinculación” con los restantes integrantes de la organización y que su explicación de que había ido para ganarse “unos mangos” al descargar material como cemento y arena “no es más que un mero intento por mejorar su comprometida situación procesal”.

Al primo del adolescente, el juez González Charvay lo procesó con prisión preventiva por el delito de tráfico de estupefacientes, en la modalidad de almacenamiento, agravado por el número de personas intervinientes y por haberse cometido valiéndose de un menor de edad y embargó sus bienes hasta cubrir la suma de $50.000.000.

https://www.lanacion.com.ar/seguridad/una-banda-narco-uso-adolescente-descargar-1547-nid2525639

Deja una Respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí