Los tardígrados, comúnmente conocidos como “osos de agua” por la forma en que se mueven, son microorganismos invertebrados que habitan en buena parte del mundo sobre helechos, líquenes, en el aire o en las aguas dulces y oceánicas. Se los considera extremófilos; pueden sobrevivir en las condiciones más extremas.

Una especie de tardígrados recientemente descubierta llevó esa cualidad a otro nivel. Según un estudio realizado por tres bioquímicos de India, y publicado en la revista Biology Letters, se pudo observar en una muestra de “osos de agua” del género Paramacrobiotus BLR la presencia de un escudo protector fluorescente que actúa como una barrera contra la radiación ultravioleta.

En el experimento, organismos separados de una muestra de musgo de un muro de hormigón de la ciudad de Bangalore fueron expuestos a luz ultravioleta germicida. Allí, los científicos observaron que los tubos de ensayo con los Paramacrobiotus brillaban con una luz fluorescente. No así los tubos de ensayos con otros tipos de tardígrados, que murieron en cuestión de 24 horas. Los primeros sobrevivieron por 30 días tras una exposición de 15 minutos.

Para probar que esta fluorescencia tenía que ver con la supervivencia a la radiación, los bioquímicos impregnaron muestras de otra especie de tardígrados, Hypsibius exemplaris, y hasta organismos de otro animal, un nemátodo Caenorhabditis elegans, con muestras acuosas de los Paramacrobiotus. En ambos casos, los microorganismos mostraron una mayor tolerancia a la exposición de rayos UV y mejores tasas de supervivencia.

“Se ha reportado autofluorescencia en loros, escorpiones, camaleones, ranas, nemátodos, cnidarios y tardígrados”, sostiene la investigación científica. “Se ha sugerido que la fotoprotección contra la radiación ultravioleta es una posible función de la fluorescencia en algunos organismos como los anfioxos, las medusas peine y los corales”, continúa. Esta relación entre la fluorescencia y la protección contra la radiación no había sido comprobada empíricamente hasta ahora.

“Nuestro estudio mostró que las muestras de la cepa Paramacrobiotus BLR exhiben fluorescencia natural bajo luz ultravioleta que protege a los tardígrados contra las dosis letales de radiación ultravioleta. Además, demostramos que es posible transferir la propiedad de tolerancia a los rayos UV de la cepa Paramacrobiotus BLR a los organismos sensibles a los rayos UV H. exelaris y C. elegans utilizando el extracto fluorescente”, anunciaron los investigadores. “El compuesto fluorescente forma un ‘escudo’ contra la radiación UV, protegiendo a estos tardígrados de sus efectos letales”.

https://www.lanacion.com.ar/ciencia/invencibles-especie-osos-agua-creo-increible-escudo-nid2479520

Deja una Respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí