Claudia Coronel iba en su moto de baja cilindrada por avenida Belgrano al 3800. Eran las 15 del miércoles pasado, cuando de pronto, al lado suyo se puso otra moto de mayor cilindrada, en la que iban dos personas. Uno de ellos le apuntó con un arma en la cabeza y le empujaron la moto, que cayó al pavimento.

“Tengo cinco fracturas en la cara, en el maxilar superior y otras tres que están debajo de la base del ojo –contó hoy Claudia, quien sigue en la clínica-. Me hicieron puntos internos y externos en la cejas, arriba del labio superior y en el mentón. Tengo quemaduras porque al rasparme con el asfalto tan caliente me quemó la pierna derecha y el brazo derecho”, relató.

Lleva cinco días en internación, aunque hoy espera que le den el alta; sin embargo, en los próximos días deberá hacerse una nueva tomografía para ver la evolución de las lesiones en el ojo.

“Tengo moretones. Al menos ahora tengo mucho más deshinchado. No podía hablar, no podía abrir los ojos –explicó-. Me dijeron que la ambulancia llegó media hora después que me había ido. Mi marido me llevó. No me querían mover por el tema del cuello. Él hablaba por teléfono con el médico y le daba las indicaciones. Tenían miedo de algún coágulo, pero no tengo nada de eso, por suerte –resaltó-. El medico de toda la vida estaba en el sanatorio del Pilar y mi marido me llevó hasta ahí; después me llevaron a hacerme la tomografía, y ya me quedé aquí, en el sanatorio del Pilar”, detalló.

 El golpe en el asfalto fue tremendo. Las lesiones en su cuerpo son visibles. Impactan por la violencia con que actuaron los delincuentes. Eran dos hombres en una moto. “Uno nunca piensa que esto le va a pasar –dijo Claudia en diálogo con LA GACETA-. Todavía no sé si agradecer o no que no me acuerdo nada. Me acuerdo hasta dos cuadras antes. Digo que bueno que no he visto que nos apuntaban, pero tampoco es tan bueno porque no voy a estar alerta una próxima vez y después agradezco que no nos hayan disparado”, afirmó.

El médico le dijo que su recuperación llevará por lo menos cuatro meses. “Si me decían pará y dame la moto, te juro que paraba y se la daba, pero no nos dijeron nada: solo apuntaron y me hicieron caer, aquí hubo una violencia desmedida”, precisó.

Lo más paradójico del caso es que luego de ese asalto a Claudia Coronel, los delincuentes siguieron su camino por avenida Belgrano; al llegar casi a Camino del Perú, se pusieron al lado de una chica que iba conduciendo un auto. Le apuntaron. Otro automovilista que estaba adelante esperando la luz verde del semáforo observó por el retrovisor que estaban por asaltarla; entonces aceleró para darle lugar a la chica, que también aceleró y entró al estacionamiento de la cadena de supermercados que está en esa zona.

“Cuando Marcelo, mi marido, fue  a retirar la moto, el comisario le dijo que había dos maneras de resolver el tema: te la damos ya mismo la moto, si declaras que ella se cayó sola y si no esto lleva un trámite, porque si hacés la denuncia, esto va a fiscalía y pasa el tiempo y la moto no la vas a tener hasta que no termine todo este trámite. Mi marido decidió retirarla, porque después te desmantelan la moto”, dijo Claudia.

Hoy a la tarde espera el alta del sanatorio. Mientras tanto, la mujer dijo que está interesada en hacer la denuncia una vez que termine los trámites médicos. “Voy a insistir, porque esto que me pasó fue tremendo”, afirmó.

https://www.lagaceta.com.ar/nota/837230/actualidad/inseguridad-golpearon-salvajemente-y-comisaria-no-le-tomaron-denuncia.html

Deja una Respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí