¿Cuáles deben ser las atribuciones de un jefe de Gabinete? ¿Cómo puede el “ministro coordinador” y la mano derecha del Presidente fortalecer la orientación estratégica de un gobierno? ¿Cuánto poder debe acumular para gestionar eficientemente y diluir el presidencialismo? A 25 años de la reforma constitucional que creó la figura del jefe de Gabinete, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento ( Cippec) convocó a seis exfuncionarios que ocuparon ese cargo clave en el organigrama nacional para r epensar su papel y evaluar posibles reformas a futuro.

Tres exjefes de gabinete del kirchnerismo, Sergio Massa, Jorge Capitanich y Juan Manuel Abal Medina; el ex jefe de menemismo Jorge Rodríguez; quien ocupó el cargo durante la gestión de Fernando de la Rúa, Chrystian Colombo, y el jefe de Gabinete de transición durante el mandato de Eduardo Duhalde, Alfredo Atanasof, opinaron sobre los errores del pasado reciente, la falta de un plan de gobierno y las perspectivas a futuro. Hasta ahora, el cargo fue ocupado por 15 exfuncionarios (dos de ellos repitieron). Todos fueron hombres.

Los kirchneristas

“Si el jefe de gabinete no puede atenuar el sistema presidencialista, también tiene un problema en el ejercicio del liderazgo al no poder asignar a los ministros. Se convierte entonces en jamón del sándwich porque fue designado por el Presidente pero la no designación de ministros le genera una debilidad para cumplir objetivos y metas”, consideró Capitanich , que además de ocupar el cargo durante la presidencia de Cristina Kirchner estuvo en la función tras la crisis del 2001.

Capitanich, que afronta hoy una complicada situación sanitaria como gobernador de Chaco, recordó que durante su paso por la Casa Rosada se propuso “darle visibilidad a una agenda comunicacional” con “más de 300 conferencias de prensa” y subrayó que “la comunicación de gobierno siempre es motivo de crítica”. ” ¿El jefe de Gabinete debe ser el principal vocero del Gobierno, sí o no?”, se preguntó Capitanich, que fue recordado, entre otros episodios por romper al medio un diario Clarín durante una conferencia de prensa y tiempo después lo reconoció como un error.

Mucho más moderado que en ese entonces, hoy en la charla de Cippec, Capitanich consideró que “no vamos a poder salir adelante, más allá de las diferencias ideológicas, si no somos capaces de admitir las restricciones estructurales de la Argentina”. “Ninguna reforma puede hacerse sobre la base de una mirada sesgada desde el punto de vista ideológico. Hoy la construcción desde el sentido común es más importante que nunca. No tenemos tiempo y debe primar la construcción de un consenso. Hemos aprendido mucho de nuestros errores. Tenemos que construir con todos y entre todos”, dijo.

Sergio Massa, que remitió un video grabado a la reunión virtual, consideró que el Jefe de Gabinete debería tener mayores atribuciones. “Termina siendo el ministro de las malas noticias. Cada ministro cuando tiene una buena noticia va al Presidente y cuando tiene una mala noticia va al jefe de Gabinete”, dijo al recordar su paso por el cargo. Y agregó: “El Jefe de Gabinete tiene una herramienta más que potente porque va habilitando políticas en función de la autorización del gasto, pero a su vez, organismos como la AFIP y la Anses deberían depender de su figura porque son dos de los instrumentos más potentes que tiene el Estado para llegar a toda la población”.

A su turno, Juan Manuel Abal Medina señaló que la jefatura de gabinete “fue un subproducto de un acuerdo político que terminó siendo un híbrido institucional” y especificó: “Es un águila de dos cabezas que mira hacia el régimen político y hacia un semi presidencialismo, pero también cumple la función de chief of staff, como un jefe coordinador”.

Abal Medina fue jefe de gabinete de Cristina Kirchner
Abal Medina fue jefe de gabinete de Cristina Kirchner Fuente: LA NACION

“La tarea permanente del jefe de gabinete es la coordinación de las iniciativas presidenciales. Allí está puesta la atención. Entonces de un lado el balance es negativo porque no sirvió para moderar el presidencialismo, pero en términos de eficacia gubernamental es muy positivo porque ayudó a la de la gestión coordinación”, agregó.

“Habría que recuperar el espíritu originario, que el jefe de gabinete tenga la tarea de llevar adelante las iniciativas presidenciales pero a la vez que piense en el largo plazo y en un plan de gobierno”, consideró Abal Medina. Y cuestionó que esa área del gobierno haya tenido a su cargo áreas específicas, como Medio Ambiente o Deportes. “Lo que no sé dónde lo pongo lo ubico en la jefatura de Gabinete, es como un arbolito de navidad casero”, cuestionó.

Orientación estratégica

Desde Cippec consideraron que históricamente en la jefatura de Gabinete, “la implementación de políticas tuvo mayor preponderancia y el cargo perdió su orientación estratégica” al tiempo que hubo ausencia de “planes de gobierno” que permitan potenciar un enfoque de largo plazo.

Atanasof consideró “la jefatura de Gabinete tiene una mirada global y abarcativa de toda la gestión y tiene un diálogo con todos los actores sociales y una cercanía con el presidente para diseñar un plan estratégico para la Argentina”. Y agregó: “Está claro que hay que buscar un el diseño de un plan estratégico para la Argentina y el ámbito más apropiado para llevar una coordinación de esas características con todos los actores políticos y sociales es la jefatura de Gabinete”.

Colombo coincidió y agregó que “es necesario que el jefe de gabinete genere acuerdos y en función de esos acuerdos genere un presupuesto”. “Hay que adquirir una cultura presupuestaria y de restricción presupuestaria”, agregó el exfuncionario radical. Desde una perspectiva histórica, Colombo analizó: “Subyace la diferencia originalentre un sector que quería un régimen más parlamentario y el sector que prefería un sistema presidencialista. Primó la idea de que el jefe de gabinete esté al lado del Presidente, y esto genera que depende de cada presidente cómo funciona ese cargo”.

Por último, Rodríguez recordó los primeros pasos que dio la jefatura de gabinete en los 90 con una reforma del organigrama del Estado. En particular, rememoró que había creado un Consejo del Trabajo y el Empleo, pero dijo que esa iniciativa “fue torpedeada por (el ex ministro de Economía, Domingo) Cavallo y (el ex ministro de Trabajo, Armando) Caro Figueroa cuando hicieron la movida de los ticket canasta”.

Rodríguez analizó que el mayor desafío para la Argentina es la desigualdad territorial. “La mayoría de las provincias tienen una dependencia absoluta del gobierno central. El federalismo es ficticio y es una discusión que tenemos que darnos”, dijo.

https://www.lanacion.com.ar/politica/a-25-anos-zoom-ex-jefes-gabinete-nid2393449

Deja una Respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí